Envío gratis en tu Compra
Devolución 30 días
Garantía Dos años
946 57 57 06
9:00 - 14:30 | 16:00 - 19:30
0
¡¡Semana BLACK FRIDAY!!, Usa tu Cupón Dto 40€ (BLACK40) ó Cupón Dto 20€ (BLACK20), Los mayores Descuentos del Año  - Mas Info Aquí -

¿Como sentarse correctamente?


Postura correcta y ergonómica



A la hora de estar sentados en nuestra silla corremos el riesgo de sufrir dolores en espalda o cuello derivados de una posición incorrecta en la misma. Una silla ergonómica puede prevenir tales molestias, pero sólo si está correctamente configurada.  

Una buena silla de oficina ha de cumplir una serie de requisitos: ser regulable en altura, que se pueda girar y tener un respaldo ajustable. Todo ello con una construcción sólida y estable. Todas las sillas giratorias disponibles en ofisillas cumplen con estos requisitos.
 
Lo ideal es que la silla esté equipada con ruedas, las cuales han de frenarse cuando no haya nadie sentado para evitar caídas o movimientos accidentales. La altura de asiento recomendada está en un rango aproximado de entre 43 y 52 cm de altura. El respaldo tiene que permitir apoyar la columna vertebral, incluso si la posición en el asiento varía.

Ajustar correctamente el asiento


 

Para regular correctamente nuestra silla empezaremos ajustando la altura del asiento. Es muy importante que muslo y pierna formen un ángulo recto, estando las rodillas al mismo nivel que la cadera o ligeramente por debajo. Los pies deben estar colocados horizontalmente en el suelo; si no es así un reposapiés puede servirnos de ayuda.

Los antebrazos han de descansar relajadamente sobre la superficie de la mesa. Si la silla dispone de reposabrazos los ajustaremos de modo que podamos acercarla lo suficiente a la mesa, que los antebrazos estén apoyados sin ejercer presión y se forme un ángulo recto entre brazo y antebrazo.

Ahora es el momento de adaptar la silla a nuestro peso corporal. El mecanismo de reclinación está configurado correctamente cuando es posible echar para atrás el respaldo sin esfuerzo, de manera que sostenga suavemente la espalda. Es una postura dinámica en la que el respaldo acompaña constantemente nuestro movimiento, algo que la espalda agradecerá y que es más recomendable que una tensión o dureza excesiva.

Si el asiento tiene ajuste en profundidad es recomendable sentarse lo más cerca posible del respaldo, asegurándonos de tener la mayor superficie posible para los muslos. No obstante, las rodillas deben quedar libres y en ningún caso el asiento presionar las mismas, ya que esto podría restringir el flujo sanguíneo.

También podemos hacer uso del soporte lumbar y ajustarlo si tiene regulación.  Con ello conseguiremos un óptimo apoyo de la parte baja y lumbar de la espalda, algo muy de agradecer.



Consejos saludables a la hora de sentarse



Como os decíamos, recomendamos sentarse lo más atrás posible del asiento, de modo que aprovechemos al máximo la superficie disponible. Sin embargo, una postura correcta no garantiza de por sí evitar el dolor o las molestias. También es importante la prevención activa que supone una silla reclinable y que permite libertad de movimientos mientras se trabaja. En definitiva, una buena silla es aquella que combina un óptimo apoyo con adecuada movilidad.

Aun contando con una buena silla es aconsejable levantarse de vez en cuando. Con esto reactivaremos la circulación sanguínea logrando una mayor oxigenación y alivio, algo que se consigue también con la libertad de movimientos a la que hacemos referencia.

Una mesa o escritorio ajustable en altura es el complemento perfecto a una silla regulable de calidad. Remarcar que los antebrazos han de descansar sobre mesa, con la posición del asiento lo más baja posible y siempre formando un ángulo recto (entre brazo y antebrazo) respecto a la mesa. Una vez logrado esto es posible ajustar el reposapiés para asegurarnos un ángulo de 90 grados (entre muslo y pierna).

En el caso de no disponer de una mesa ajustable, que es especialmente recomendable para niños o jóvenes, el uso del reposapiés es altamente recomendado. La correcta altura e inclinación de este accesorio favorece una postura saludable y cómoda.

Por último, también es conveniente prestar atención a la altura del monitor: la parte superior del mismo debe estar al nivel de los ojos o ligeramente por debajo. Un elevador de pantalla puede servir de ayuda para lograr esto último.
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí
x