5 consejos para escoger sillas para niños

Dar en el clavo a la hora de elegir sillas para niños es muy importante. Ya sea por motivos de ocio, pintando, jugando a un videojuego, etc. o bien por motivos académicos, haciendo los deberes o estudiando una buena silla puede marcar la diferencia.

Son muchas las variables que hay que considerar a la hora de elegir una silla: tipo de uso, grado de utilización, estatura, talla, etc. En el caso de los niños, esta cuestión es algo más compleja ya que su talla varía y tienen necesidades específicas. Por no hablar del diseño ¡los niños son los clientes más exigentes!

Sillas para niños ergonómicas, en verde

Si estáis pensando en comprar sillas para niños no os podéis perder este interesante post. Si algo sabemos en ofisillas es que sólo los mejores productos son sinónimo de éxito, por lo que nos perdáis detalle de nuestras sillas de escritorio infantil más interesantes y exclusivas.

1. La talla, algo crucial en las sillas para niños

El principal secreto a la hora de elegir una silla para niños adecuada es el peso y talla. Es un aspecto fundamental ya que una silla demasiado grande o pequeña hará que la postura que se adopte en ella sea forzada e incómoda.

Silla para niños adaptable

Aquí prestaremos especial importancia a la altura del asiento. Recordamos que los pies tienen que estar totalmente apoyados en el suelo y los muslos y piernas formar un ángulo de 90 grados. Una mesa con la altura adecuada es el complemento perfecto para conseguir esto. También podéis probar a utilizar un reposapiés o plataforma para que el peque de la casa apoye correctamente sus pies.

2. Sillas ergonómicas para niños: las mejores

¿Sabíais que también existen sillas ergonómicas para niños? Así es, no se trata de una cuestión exclusivamente para adultos. Un modelo con estudiadas formas ergonómicas siempre sujeta mejor el cuerpo y hace que conseguir una correcta postura sea algo sencillo y cómodo.

En este sentido hay que fijarse especialmente en el respaldo, el cual ha de dar un buen soporte lumbar, y en el acolchado: suficientemente grueso y con una firmeza adecuada (ni demasiado duro ni demasiado blando)

3. Sillas para niños ¿con o sin reposabrazos?

Los reposabrazos son otro de los aspectos a tener en cuanta. Una silla para niños está diseñada para una utilización moderada o media. Es por ello que lo habitual es que no tengan reposabrazos, siendo así más fácil además acercarla lo suficiente a la mesa.

Silla para niños con reposabrazos

Sin embargo, sí que hay modelos que tienen reposabrazos, como nuestra silla KENY con reposabrazos. Si buscáis una silla con un enfoque más a largo plazo, un modelo con brazos puede ser más interesante. Con el paso de los años, la silla será cada vez más usada y este elemento facilita una adecuada posición de los brazos 8que recordamos han de formar un ángulo de 90 grados respecto a la mesa.

4. ¡Sillas para niños divertidas!

Como bien decíamos al principio, los más peques son los clientes más exigentes y en el caso de las sillas para niños no iba a ser para menos. ¿Y qué mejor manera de resultar atractivas para que su uso no sea sinónimo de aburrimiento y tareas tediosas? ¡Pues una colorida silla!

Sillas deportivas para niños

Las opciones son muchas, desde modelos que parecen el asiento de un coche, como esta estupenda silla RACER JUNIOR, hasta coquetas alternativas con corazones, como esta otra silla ergonómica KIDDY TOP.

Sillas para niños con corazones

5. Apostar por sillas para niños de calidad

El último consejo es simple pero no por ello menos importante: apostar por la calidad. Una silla de elevada calidad no sólo será mucho más cómoda y ergonómica, sino que durará años en perfecto estado. La tranquilidad de usar un buen producto y la garantía que ello conlleva compensa con muchas creces.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*